portraits
Txema González Bravo

 

ART1La últimas exposiciones individuales de Natasha Lébedeva (Elogio de la carne, 2006; Nu, 2007; Ubicaciones, 2008; Dreams under construction, 2010) son, en conjunto, el retrato de una figura femenina enfrentada a desiguales conceptos como el desnudo y la identidad, la perversidad de la semejanza, la réplica como metáfora de la clonación y el propio cuerpo como objeto fundamental de trabajo. Elogio de la carne y Nu fueron proyectos en los que mostraba su fisonomía como único soporte y vehículo de comunicación, un discurso creativo que encontraba su base en la autorepresentación.

En Ubicaciones y Dreams under construction, la artista y el cuerpo continúan siendo protagonistas: sus formas, sus posturas, su relación con los símbolos y los objetos, pero hay otro planteamiento íntimo. A través del lenguaje fotográfico busca indagar en los límites de la representación, tratando de encontrar una línea de conexión entre la performance y el arte conceptual. Sus composiciones suelen presentarse como escenografías secuenciadas, instaurando espacios donde Lebedeva consigue emplazar su subjetividad.

ART2En la exposición que ahora presenta en Galería 14, Lébedeva se centra en el retrato desde diferentes conceptos. La artista somete todo su proceso creativo a una imagen preconcebida, realizando minuciosos bocetos hasta encontrar la representación deseada. Lo que contemplamos es sólo el resto de una acción compleja que puede implicar una larga y cuidadosa elaboración.

En series como Ideogramas y Diana hay una óptica claramente pictoralista, como si esa fusión entre pintura y fotografía fuera el leit motiv de la artista y su particular homenaje a las experiencias cronofotográficas realizadas en Estados Unidos por Eadweard Muybridge (1830-1904) hacia la segunda mitad del siglo XIX y recopiladas en la obra Animal Locomotion (1887).

En Portraits el espectador se enfrentará a un giro en el planteamiento estético, donde Lébedeva concede su particular tributo a los fotógrafos de gabinete decimonónicos. Portraits está compuesta por una serie de retratos sobrios, donde la dramaturgia de su puesta en escena contrasta con la fuerza y carácter que muestran sus protagonistas.

ART3Frente a la exuberancia representacional de Dreams under construction, Portraits incide en la alteración perceptiva, si se quiere, de la iconografía clásica y el aliento poético de los postulados renacentistas va creando conexiones de una imagen a otra. Los personajes están vestidos, pero su intimidad desea mostrarse desnuda.

En el lado opuesto de la exposición, situaríamos la serie Escultóricos y ello es obvio en su contemplación. Frente a la composición y atmósferas muy bien cuidadas del resto de la exposición, aquí ya se vislumbra su posterior orgía representacional deudora, en parte y vista a lo lejos, de sus primeras obras, aunque la mirada es más lúdica, más fresca, menos autorreflexiva, sin lecturas psicoanalíticas, más libre y sorprendente. Estas fotografías-esculturas abren un campo muy amplio para explorar y son, sin duda, un auténtico hallazgo de indiscutible estilo personal.



 back