p16p16p16

"La lucha que Natasha Lébedeva mantiene contra sí misma tiene su origen en la sublevación. ¿No es ésta, de todas formas, la espina dorsal del arte? Yeats lo confirma: “El arte es el acto social de un ser humano solitario”. Y de hecho la fotógrafa concibe en total soledad los más diversos paisajes de un cuerpo a la búsqueda de identidad. El único sentido de su empresa, en la que el cuerpo se interroga con sus manos –en un acto de generosa devoción, obligado constantemente al análisis auténtico–,  logra en esta desnudez, en este asesinato, su objeto. Esto quiere decir, que para hacer evidente de forma viva la intersubjetividad, ésta tiene que ser elevada dialécticamente. Esta dialéctica está de hecho cargada de un sentido ideal, ya que el cuerpo está sometido a un examen doloroso. Pero la fuerza y el privilegio del arte residen precisamente en el hecho de que evitan el paso definitivo a la acción, a la muerte real. Este método artístico, utilizado de manera consciente o inconsciente, se convierte al mismo tiempo en paradigma social y ético"